por: Sylvette Nazario, MD

La rinitis es una inflamación de las membranas nasales que se caracteriza por gotereo y congestión nasal. Ocurre en 40 millones de personas en Estados Unidos y se asocia a ausentismo escolar y laboral, disminución en productividad y otras condiciones como asma, trastornos de sueño y problemas de aprendizaje. Recientemente se ha acuñado el término de rinosinusitis por el frecuente envolvimiento concomitante de los senos paranasales en el proceso inflamatorio.

Existen dos tipos de rinitis. La rinitis alérgica esta causada por sustancias ambientales comunes como los ácaros del polvo, pelo de animales, hongos, cucarachas, polen de grama y árboles. Además de gotereo nasal, son comunes los estornudos y picor en la garganta, paladar, ojos u oídos. El otro tipo de rinitis es el no alérgico que es detonado por irritantes en el ambiente, olores fuertes, detergentes o humo. También puede ocurrir como resultado de embarazo, problemas de tiroides o como efecto secundario de otros medicamentos. Es más común en adultos y predomina la congestión nasal.

La rinosinusitis también puede ser causada por anormalidades estructurales de los senos paranasales, por pólipos nasales o por inmunodeficiencias que predispongan a infecciones recurrentes de los senos nasales.

Su especialista en alergias le puede ayudar a identificar la causa de sus síntomas y agentes precipitantes. Después de un historial amplio que incluye síntomas, historial familiar, exposición ambiental y detonadores de síntomas, se hace un examen físico con énfasis en el tracto respiratorio inferior y superior. Para determinar si tiene alergias se hacen pruebas de piel o de sangre (RAST).

Su médico lo ayudará a trazar un plan de tratamiento basado en estos resultados. Si es alérgico, se le instruirá sobre medidas que usted puede hacer en su hogar o trabajo para reducir la exposición a sus detonadores de alergia. También le puede recetar medicamentos como corticoesteroides intranasales, antihistamínicos, bloqueadores de leucotrieno y descongestionantes dependiendo de la frecuencia y severidad de sus síntomas. La inmunoterapia o vacunas de alergia se debe considerar si a pesar de los medicamentos sus síntomas persisten o si la rinitis esta asociado a sinusitis, infecciones de oído o asma. Las vacunas consisten en inyecciones periódicas para ayudarlo a desarrollar resistencia a los alergenos específicos que lo están afectando.

Si su rinitis no es alérgica, existen medicamentos como esteroides intranasales y descongestionantes. Su médico también le puede ayudar identificando factores asociados a su rinitis. Consulte a su alergista y deje de sufrir estos síntomas!

There are no comments so far

Leave a Comment

Don't worry. We never use your email for spam.

Don't worry. We never use your email for spam.