por: Ana María Díaz, D.Sc
Departamento de Microbiología y Zoología Médica
Escuela de Medicina
Recinto de Ciencias Médicas, UPR

La alergia es una reacción exagerada del sistema inmune a sustancias llamadas alergenos (generalmente proteínas), que usualmente son inofensivas para la mayoría de la gente. El asma es una condición crónica respiratoria, a veces de origen alérgico, que puede llevar a la muerte. El asma o las alergias pueden afectar negativamente la calidad de vida del paciente de diferentes maneras. Por ejemplo, el trabajo, la asistencia a la escuela, las actividades físicas, las interacciones sociales, las relaciones personales y el bienestar emocional se pueden impactar adversamente por estas condiciones.

El asma y la alergia causado por ácaros del polvo doméstico es un problema creciente en las últimas décadas, sobre todo en el mundo occidental, esto puede deberse a cambios en el estilo de vida en los países desarrollados, por ejemplo, la exposición a ácaros puede aumentar ya que pasamos más tiempo en ambientes cerrados. Hay considerable evidencia epidemiológica que indica una fuerte relación entre el nivel de exposición a ácaros y el riesgo de asma. Proteínas de estos organismos pueden actuar como alergenos y ser un estimulo primario en el desarrollo de reacciones asmáticas La exposición a alergenos puede llevar a la sensibilización de individuos genéticamente predispuestos y al desarrollo de síntomas en individuos previamente sensibilizados.

image: Euroglyphus Maynei

Euroglyphus Maynei
image: Dermatophagoides Farinae

Dermatophagoides Farinae

Los ácaros pertenecen a la subclase Acari de la clase Arácnida. Están ampliamente distribuidos, pero su pequeño tamaño (0.1 a 0.6 mm) y su aversión por la luz hacen que sean fácilmente ignorados. Las especies más comunes son Dermatophagoides pteronnisynus, Dermatophagoides farinae, Dermatophagoides microceras, Euroglyphus maynei y Blomia tropicalis. Estos organismos necesitan para sobrevivir alta humedad, temperatura moderada y una adecuada fuente de nutrientes ampliamente provista por escamas de piel humana y otros desechos de la vida doméstica. El ambiente tropical de Puerto Rico es ideal para la proliferación de los ácaros de polvo doméstico.

La reducción a la exposición a alergenos es la primera línea de tratamiento una vez que se ha diagnosticado al paciente por pruebas de piel o de laboratorio. La reducción de exposición a los alergenos puede ser efectiva tanto para el paso inicial de sensibilización como para la provocación de síntomas. Pero, aunque parecería simple, la erradicación de ácaros del ambiente doméstico no es fácil de lograr. Ellos crecen en grandes cantidades, no sólo en mattress y almohadas, sino también en cortinas, alfombras, muebles tapizados, peluches, y aún en ropas. Sólo se transmiten por el aire cuando se producen disturbios como al hacer la cama o limpiar. , por tal razón, el individuo alérgico no tiene los síntomas al entrar a la casa a pesar que los reservorios tienen altas concentraciones de ácaros. La exposición a los alergenos ocurre mientras está durmiendo, sentado en el sofá, jugando con el peluche, limpiando o preparando una mudanza. Estas personas deben tener especial cuidado en la limpieza de sus cuartos. Las peores cosas que se pueden tener en un dormitorio son alfombras de pared a pared, cortinas, almohadas de plumas, peluches, perros, gatos, y armarios repletos de ropa. Es recomendable cubrir las almohadas y mattress con forros plásticos herméticamente cerrados con zippers. Si las alfombras y los muebles tapizados no se pueden eliminar, es aconsejable rociarlos con acaricidas (por ejemplo, benzoil benzoato) para ayudar a controlar los ácaros, sin embargo, este tratamiento debe repetirse frecuentemente. Contrario a lo que se puede pensar, los ácaros no están relacionados con los insectos, su morfología y fisiología son muy diferentes, por lo tanto,

 

los insecticidas usados para matar insectos no son efectivos para controlar la población de ácaros. Las superficies deben limpiarse con aspiradoras provistas de filtros o bolsas que puedan atrapar partículas pequeñas (aproximadamente 20 micrones) pues de otra manera se estarían aerosolizando los ácaros. Se debe usar agua a temperaturas mayores de 130 grados Fahrenheit para lavar todos los artículos que sean lavables, incluso la ropa de cama, las temperaturas menores no matan los ácaros.

La aplicación de estos principios para reducir la exposición a ácaros puede disminuir la prevalencia y severidad de la alergia y/o asma, pero si estos métodos no son suficientes, los síntomas deben ser controlados con medicación. El médico puede prescribir antihistamínicos y esteroides tópicos nasales, aunque también hay disponibles antihistamínicos y descongestionantes sin prescripción (“over the counter”).

La inmunoterapia es el único tratamiento disponible capaz de reducir los síntomas de la alergia por largos períodos. El paciente recibe inyecciones subcutáneas de dosis crecientes de alergeno al cual es sensitivo. De esta manera se reduce la cantidad de anticuerpos clase IgE causantes de la alergia y se favorece la producción de anticuerpos protectores IgG por el sistema inmune del paciente. Este tratamiento debe seguirse al menos por tres años para obtener buenos resultados.

La investigación en alergias está focalizada en el conocimiento de la secuencia de eventos que llevan a la respuesta alérgica y los factores responsables de la enfermedad. Este conocimiento permitirá mejores métodos de diagnostico, prevención y tratamiento. Es imperativo continuar investigando la biología de los ácaros de polvo doméstico, conocer sus alergenos, estudiar la respuesta inmune a ellos, para poder encontrar mejores estrategias hacia el control de estos microorganismos y el tratamiento de las condiciones que ellos causan.

Para mas información acceda al portal de la APMA
www.alergiaspr.org

There are no comments so far

Leave a Comment

Don't worry. We never use your email for spam.

Don't worry. We never use your email for spam.