PADECES DE ALERGIA O ASMA,  DUERMES CON TU ENEMIGO; EL ACARO

En el año 1964 científicos holandeses descubrieron la presencia del acaro y su relación como causante del asma bronquial. El factor que causa alergia y asma asociado con el polvo casero esta determinado por la presencia y concentración del ácaro. El 90% de los pacientes asmáticos  son alérgicos a los ácaros.

Los ácaros pertenecen a la clase arácnida (arañas),  así que poseen ocho patitas. No son visibles a simple vista, por lo que se requiere de un microscopio ya que solo miden 0.3 mm de tamaño.  Se alimentan de la piel humana muerta (seca) que a diario nuestro cuerpo despoja. Otro factor determinante para la presencia de los ácaros es la humedad ambiental. Estos animales no pueden sobrevivir bajo condiciones de poca humedad. Si la humedad relativa es menor de 50% mueren. En Puerto Rico tenemos una alta concentración de humedad por lo que existe abundancia de ácaros.

Los ácaros pueden encontrarse en las camas, alfombras, cortinas, muebles tapizados en telas así como en los peluches. La cama resulta ser el lugar perfecto para ellos vivir, ya que provee la temperatura ideal, comida (piel humana seca) y la humedad. Ellos se esconden profundo en nuestros “mattress” y  almohadas.

Las substancias que son responsables de causar alergia se encuentran en el cuerpo del ácaro y su excremento. La excreta del ácaro es la porción mas potente en inducir la reacción alérgica. Este material excretado siendo tan diminuto, puede entrar por la nariz, al pulmón y causar inflamación, alergia nasal y asma.

En la mañana el ácaro tiende a ser mucho mas abundante ya que al momento que nos levantamos y sacudimos la sabana  se moviliza en el aire. Este  también se encuentra, al hacer la limpieza del cuarto. Mientras menos movimientos  de los componentes de la cama (almohada, frisa, colcha, “mattress”) menos movimientos  de ácaros a nuestro alrededor.

CONTROL AMBIENTAL

El control ambiental debe ser una tarea importante para prevenir los síntomas y evitar que aumente su estado alérgico. Para prevenir y controlar los síntomas debe comenzar simplificando el cuarto dormitorio, eliminando todo aquello que no sea indispensable (ejemplo: ropa, libros y zapatos viejos, cortinas, alfombras, muebles de tela, peluches y almohadas de plumas).

Sabemos que la mayor concentración de ácaros se encuentran en la cama, por lo que le debemos dar mas atención a esta. Se debe exponer el “mattress” al sol por lo menos tres horas o pasarle una secadora de pelo ( blower) caliente por ambos lados del “mattress” para quitarle la humedad. Luego de estar seco tanto el “mattress” como la almohada debe cubrirse la almohada con una funda protectora y un forro especial al “mattress” que sea a  prueba de ácaros. Esto sirve de barrera para impedir que el material del acaro pueda salir fuera del “mattress”  a causarnos alergia y asma.

La ropa de cama debe ser lavada en agua caliente semanalmente. Las colchas debe ser lavadas una vez al mes.  Las alfombras del cuarto deben ser eliminadas al igual que las cortinas de tela, peluches y butacas de tela.

OTRAS RECOMENDACIONES:

Evite el uso de abanicos ya que el movimiento de corrientes de aire en el cuarto mantiene el ácaro en suspensión. Un acondicionador de aire de pared seria mas apropiado y se debe limpiar su filtro semanalmente.

Si el cuarto es muy húmedo existe la alternativa de usar un deshumidificador. Este debe ser usado manteniendo las puertas y ventanas cerradas logrando así bajar la humedad relativa a menos de 50%.

De existir un baño contiguo a la habitación debe mantenerse la puerta cerrada. Esto evita que aumente la humedad dentro de la habitación.

Para realizar la limpieza del polvo que se deposita sobre la loza del cuarto  se debe utilizar un producto que pueda recoger el polvo sin que se esparza por el aire. Esto se consigue usando unas toallitas desechable ( ejemplo: Swiffer, Pledge Grab It), de dos a tres veces por semana. Para eliminar el sucio pegado es preferible usar un mapo exclusivo para ese cuarto mezclando ½ taza de vinagre blanco con medio galón de agua. Es necesario evitar todo tipo de olor fuerte como perfume, pintura, velas de olor, cigarrillo, desodorantes de cuarto  con olores, insecticida, alcoholado, y gasolina.

Las mascotas (perros y gatos) deben permanecer fuera de la casa y si resulta imposible por lo menos fuera de las habitaciones.

Es de gran ayuda que cada persona logre conocer su enfermedad y sus causas. Esto se logra con la ayuda de un médico alergista, que puede identificar los factores causales de su asma alérgica.  Conociendo estos factores tendremos las mejores alternativas de prevención, tratamiento adecuado y una mejor calidad de vida.
ANGEL M. RIVERA, MD.
ALERGISTA
Cabo Alverio #553 Ext. Roosevelt
Hato Rey, Puerto Rico 00918
787-764-4309